Nací el 14 de agosto de 1977, en Santiago de Chile. Criado en una familia con fuerte arraigo a la doctrina de la Iglesia Católica Apostólica y Romana. Provengo de una familia extensa por padre y madre, lo que me ayudado a comprender la diversidad de pensamientos y creencias que pueden expresarse, por tanto con sentimiento verdadero de respeto y tolerancia, en lo deportivo, cultural, social y político.

Mi vocación pública, quizás se deba a la fuerte influencia del Catolicismo que viví desde la infancia, abrazando a temprana edad el humanismo cristiano, como eje y pilar de vida en la construcción del testimonio ilustrado del bien general por sobre el particular.

De formación académica en la administración pública, he podido profundizar mis estudios en esta área en gobierno y gerencia pública, además del alto interés que se ha generado por la gestión en educación.

Aún cuando hoy me desempeño desde la vereda privada, es la convicción de una gestión basada en la ética, la excelencia la que prima desde la búsqueda permanente del bien común.